EL VAGABUNDO Y EL MANIQUÍ

Microcuento

Todas las noches, arropado en su cobija sucia, el vagabundo la miraba a través del cristal del almacén. ¡Era tan hermosa! Sus ojos la desnudaban hambrientos y en su mente bullían fantasías donde él la acariciaba y la hacía suya. Ella también le observaba con ojos vacíos y lejanos que enmascaraban un deseo imperioso de libertad. Le envidiaba.

Una noche, al acercarse, él se percató que la puerta de la tienda tienda estaba abierta…

Al día siguiente, el dueño del local se sorprendió al ver que en vez del bello maniquí femenino, en su lugar se encontraba el de un vagabundo. El dueño era un hombre práctico que sabía sacar partido a las situaciones adversas. Así que lo limpió y arregló para que anunciara un traje.

Esa noche, la que miraba desde la calle era ella, sabía que detrás de la fría indiferencia del maniquí, había desesperación. Estaba hecho, era ella o él. Se dió medio vuelta y se perdió en la ciudad.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

https://bloguers.net/literatura/el-vagabundo-el-maniqui-microcuento/

23 comentarios en “EL VAGABUNDO Y EL MANIQUÍ

  1. Como le ha hecho el lío, pobre hombre.
    Ana, muy bueno el giro final.
    Espero que hayas solucionado los problemas del blog, que vaya susto cuando he leído que le habías eliminado.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Ángel, se me ocurrió la «brillante» idea de cambiar la URL de mi blog y se hizo un lío porque el sitio sigue pero si lo buscas con el antiguo nombre dice que se borró. Pero bueno. Me gusta mucho leerte y no quería perderte como contacto. Gracias Ángel. Saludos

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s