La «Invasión»

Propuesta literaria inspirada en La Guerra de Los Mundos de H.G. Wells. Visita el blog de El Tintero de Oro en caso de que te interese participar y saber más de la vida y obra de este gran maestro de la ciencia ficción. Te dejo con mi relato:

Llegaron cuando al planeta le empezó a fallar el pulso. Cambios nunca antes vistos en el movimiento polar de la Tierra hizo de los terremotos y erupciones el pan de cada día. El clima enloqueció. En medio de la devastación, las estaciones de radio, TV e internet que aún funcionaban dieron cuenta de su aparición: Una escuadra de gigantescas naves alienígenas iba entrando en la exosfera terrestre.

Las señales emitidas por las naves confundieron a los científicos que intentaban dar una respuesta a lo que estaba sucediendo. No hubo consenso: unos decían que esos seres venían a salvarnos y otros creían que venían a terminar con lo que quedaba de la raza humana y del planeta. Yo era de los primeros. Para mí, la visión de esas naves alargadas, con sus cambios de luz de rojo a verde, significaba una advertencia de peligro seguida de un aviso de salvamento. ¡Si tan solo hubiéramos sido mayoría los que pensábamos así! Al penetrar las naves en la troposfera, los gobiernos mundiales enviaron una miríada de misiles y aviones-caza para contrarrestar el «ataque». Los pocos que sobrevivimos lo supimos después: los extraterrestres venían en una misión de rescate pues la Tierra estaba condenada.

Tendido en la blanca superficie, estoy a punto de iniciar lo que ellos llaman: «asimilación». Gor-Mir me lo explica lo mejor que puede, tratando de hablar con naturalidad a pesar de los tonos guturales que emite su garganta. Todo su ser despide luz de diferentes colores, ahora que me habla lo hace emitiendo un suave resplandor azulado.

—En este momento te conviertes en uno de nosotros. No usarás ya tu sistema vocal salvo para emergencias, pero podrás entender los pensamientos. Se hará un trasplante de corazón, la mejor mitad humana se quedará y la otra será sustituida con una mitad de tejido cardiaco-cerebral propio de nuestra raza. No te preocupes, la unión será armoniosa. Tu imagen seguirá siendo bípeda, pero te añadiremos un par extra de brazos y ojos para que te asemejes exteriormente más a nosotros.

—¿La Tierra? —pregunto con apenas voz y noto que su luz cambia de azul a gris.

—Su decisión de usar armas nucleares contra nosotros, más los cataclismos naturales, la han destruido por completo. Lo que queda de ella vaga en el universo, algunos pedazos están siendo atraídos por la gravedad de cuerpos celestes de mayor tamaño y otros están encaminándose al cinturón de asteroides que hay entre Marte y Júpiter. Rescatamos a todos los humanos que pudimos, lo siento, no son muchos.

La superficie donde me encuentro empieza a vibrar y a emitir un haz de luz blanca enceguecedora que me envuelve. Yo siento que «trabajan» en mí, mas no hay dolor. La voz de Gor-Mir no me abandona, pero ahora la escucho en mi mente, tranquilizándome: «Fuerza hermano. Ojalá fueran más. Tan solo son un puñado, pero ahora son parte de nosotros. Bienvenidos».

Suena en mi cabeza la sonata «Claro de Luna», de Beethoven. Escucho a Gor-Mir decir algo sobre lo hermosa que es.

Presiento que estaremos bien.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

https://bloguers.net/literatura/la-invasion-relato-corto/

87 comentarios en “La «Invasión»

  1. Bueno, Ana. Nos presentaste a los semi arácnidos buenos del espacio sideral. Está bien eso de indicar los estados de ánimo y emociones con colores, los necios como solo ven blanco y negro no se enteraron de nada. Ya nos dirás, si te apetece ya fuera de concurso, como te va la vida por allá. Saludos y suerte. 👽🖖🏼

    Le gusta a 1 persona

  2. Un relato lleno de belleza y esperanza, Ana.
    Como dicen en mi pueblo: ¡Jojalá!
    No soy yo muy crédulo de lo bien que nos quieran en el resto del Universo. Sobre todo, por lo «respetuosos y educados» que somos con todo nuestro entorno.
    Tus metáforas de colores para comunicarse son preciosas y confirman que no hacen falta las palabras para expresar el amor y la solidaridad.
    Tal y como van las cosas, entre el 2020 y 21, creo que la invasión alienígena es la siguiente pantalla del juego. Esperemos que vengan como los tuyos, no como los de JM. 😝🙏🏼
    Felicidades, un Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

      1. Uyyuyy, últimamente solo sueño pesadillas. Y no las puedo escribir porque se me olvidan ná má despertarme. Pero no veas lo que estoy entrenando el corazón. 😝
        Bueno, al menos de momento, los sueños son gratis y sin censura. Pero estoy a la espera de la tecnología que permita los sueños lúcidos, por encargo y a medida. Ya están tardando. 😅😂
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  3. He estado pensando un poco acerca de lo que significan los extaterrestres en nuestras vidas y pareciera que solo indican algo: El fin de la civilizacion y como lo indicas el fin del planeta en si mismo. Encontrarse con extraterrestres es pues perder nuestra identidad y lugar en el espacio. Creo que basicamente llegaron tarde.

    Ahora bien tu relato esta magnificamente narrado, excelentes descripciones y es puro Sci-Fi lo cual responde excelentemente a este nuevo reto.

    Me quito el sombrero.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias José. Concuerdo contigo, en el imaginario popular, su presencia indicaría caos o al menos cambios en nuestra forma de vivir. Una vez que fueran una realidad ya nada sería igual. Traté de que el relato fuera diferente, al menos en cuanto a la intención de los alienígenas y que al final somos nosotros los creadores de nuestra propia destrucción (cosa que esta más que comprobada en estos tiempos). En fin, muchas gracias por pasar y por tu comentario. Un abrazo.

      Me gusta

  4. Hola, Ana. Probablemente la especie humana sea la única sobre el planeta que no para de tirar piedras sobre su propio tejado, y no escarmienta. Creo que en el desarrollo del relato lo expresas perfectamente visto desde la perspectiva del pobre alienígena que venía de visita. Tu historia es muy creativa y emotiva, el final invita a la esperanza de un nuevo despertar en otro lugar, en otro tiempo, con otra compañía. Buen relato, me ha gustado.

    Felicidades, un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Siempre hemos pensado que la llegada de extraterrestres a la tierra tendría como objetivo eliminarnos, siempre los hemos asimilado a ataque y aniquilación, nunca como salvadores. De suceder en realidad, seguro que los recibiríamos a cañonazos, o misilazos, je,je.
    Yo prefiero pensar que, de existir vida inteligente en otros planetas, su inteligencia y bondad sean muy superiores a las nuestras.
    Me ha gustado mucho esta historia, fruto de tu imaginación.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  6. La nada saludable manía de ver en todo lo ajeno a nosotros, al enemigo. Ahora lo hacemos entre semejantes. Que no haríamos si viésemos llegar al planeta seres diferentes a nosotros. Antes de preguntar dispararíamos. Eso seguro. Así somos de civilizados.
    Me ha gustado mucho tu desarrollo argumental.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Sí, Ana, los terrícolas somos los autores de nuestra propia destrucción. Si algún otro quiere destruirnos, será por hartazgo de nuestra maldad y de nuestra comodidad, pero en general creo que por ahora les somos absolutamente indiferentes, y que nuestra curiosidad por ellos se debe a la incapacidad de hacernos responsables de nosotros mismos. Uf, qué lata!
    Que tu historia me ha gustado muchísimo.
    Un gran abrazo

    Le gusta a 1 persona

  8. Felicidades por el relato. Me gustó mucho, sobre todo la idea de unos extraterrestres buenos y salvadores del último rezago de la humanidad.
    Además el plus de Claro de Luna (mi sonata favorita del autor), acompaña de manera muy acertada a la narración.
    ¡Mucha suerte en el concurso!

    Le gusta a 1 persona

  9. Hola, Ana. Pues si se llevaron el Claro de luna de Beethoven es que sabían lo que hacía, jejej. Muy buen relato. Una distopía que se torna en utopía desde un cierto punto de vista un poco macabro. Y es que, el mal encarna mal, o eso he querido entender de tu magnífico relato. Una tierra abocada a la destrucción que no supo ver la ayuda que venía de afuera y se empecinó en su cabezonería autodestructiva. Por lo menos, quedaron algunos, junto a ese claro de luna tan esperanzador.
    Me ha gustado mucho, Ana. Mucha suerte y un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  10. Hola Ana. Tu relato nos ofrece una visión apocalíptica del futuro de la Tierra, pero sin embargo tiene esa otra cara cargada de esperanza en la que la humanidad trasciende a su propia existencia y evoluciona con ayuda exterior. Da miedo pensar en la locura nuclear, con capacidad para destruir varias veces nuestro planeta, esperando que algún insensato ponga en marcha el mecanismo de autodestrucción. Esperemos que esa amenaza no se haga realidad y se quede solo en una historia. Buen relato, Ana. Mucha suerte en el Tintero.

    Le gusta a 1 persona

  11. ¡Hola Ana! me ha gustado y me ha parecido muy original tu relato. La Tierra condenada a la destrucción por los humanos y unos extraterrestres que vienen a rescatarlos y aun así los atacan. Tristemente, seguro que sucedería así. Me ha hecho mucha gracia lo de la operación para añadir a los humanos “un par extra de brazos y ojos” jajaja es buenísimo. Suerte en el concurso y un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

  12. Creo que el ser humano es suficientemente estúpido y presuntuoso, como para no reconocer una mano de ayuda. La autodestrucción es algo que a nadie sorprenderá en exceso. Excelente la idea de medio corazón humano más otro medio de tejido de la nueva raza. En definitiva, un relato redondo, mi enhorabuena. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola, Ana. Un relato lleno de desasosiego pero con un mensaje final muy esperanzador. Lástima que la Tierra ¿ficticia? que nos traes se decidiera por el ataque en vez de usar el diálogo. Suerte tuvo nuestro protagonista. Por cierto, muy buen final.
    Que tengas mucha suerte en el concurso. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  14. ¡Hola, Ana! Me ha gustado mucho tu relato. Hay muchos elementos a destacar: los diálogos, la descripción de los alienígenas (muy lograda la asociación entre diferentes colores y emociones), ese final tan esperanzador… Muy buen trabajo, compañera. ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  15. Hola, Ana. Una buena historia , con muchos mensajes dentro que invitan a reflexionar como somos algunas veces los seres humanos. El final esperanzador le queda muy bien. Un abrazo y mucha suerte.

    Le gusta a 1 persona

  16. Hola, Ana. Una idea muy interesante. Quizás nuestro futuro sea el que pintas. Eso de integrarse en una civilización más avanzada, mola.
    Te puedo decir que, de alguna manera, mi relato coincide con el tuyo en un aspecto. Todavía no lo he terminado porque lo estoy puliendo, pero creo que mañana lo presentaré.
    Te felicito. Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  17. Muy bueno tu cuento. No has necesitado demasiadas palabras para describir lo que posiblemente sucederá. Que nadie haya distinguido el peligro de la salvación, en el arribo de los alienígenas es simplemente humano. No hay mejor defensa que un buen ataque. Finalmente algunos quedaron y se convertirán en pequeños pulpos o arañas por la multiplicidad de ojos y de extremidades. Linda combinación para recibir una invitación para una velada de gala. Como vestirse….esa será otra cuestión. Éxitos totales para ti y como siempre, un cálido saludo Ana.

    Le gusta a 1 persona

  18. Hola, Ana.

    Pura ciencia-ficción y connotaciones morales que tejen un estupendo relato para reflexionar. Creo que los humanos somos autosuficientes para destruirnos sin ayuda de los alien je, je. Me gustaría recomendarte la película «La llegada» si no la has visto pues pertenece a esa ciencia ficción emocional que encaja a la perfección con el texto que nos muestras.

    Enhorabuena por el relato y suerte en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

  19. Hola Ana, un relato sobrecogedor y quizás visionario, pues tendemos a pensar que los de afuera siempre quieren dominarnos y exterminarnos, y estamos listos para atacar, cuando en realidad, nos estamos dominando y exterminando nosotros mismos hace muchos años.
    Un relato reflexivo y emotivo.

    Que pases bien la semana.

    Le gusta a 1 persona

  20. Hola Ana, melancólico final para una humanidad incapaz de aprender de sus errores ni en su fase final de autodestrucción. Fusionados a una especie superior, que cuenta con más compasión en su corazón, que la especie humana. Me parece un relato bello y a pesar de esa triste imagen de imaginar la tierra como una nube de escombros, esperanzador, Un abrazote grande, suerte en el reto¡¡¡

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s