Luciana

Photo by Jon Tyson on Unsplash

El espejo le devolvió su imagen marchita. Cada cana y cada arruga gritaban su historia, pero Luciana solo quería enmudecerlas. Cerró los ojos y se concentró en el tic, tac de los más de cien relojes que necesitaba para atestiguar el momento. En la decrépita mano tenía la copa que contenía aquel brebaje espantoso. Su fiel sirviente, un egipcio de nombre impronunciable y mirada misteriosa, se había retirado dejándola a solas.

La centenaria receta decía que debía deshacer una pieza de oro que hubiera estado diez años en una tumba. Luciana se había asegurado tiempo atrás de tener todo lo necesario: a un vagabundo que pasó por la calle pidiendo de comer, le ofreció refugio en su casa; el hombre comió, bebió e incluso tomó un baño. Por la noche su benefactora lo invitó al lecho y después de hacerle el amor le ofreció una copa de vino que selló su destino. Por la mañana había muerto.

El egipcio tenía ya una fosa excavada en el jardín trasero, lejos de miradas indiscretas. Entre los dos arrastraron el cadáver y antes de enterrarlo, Luciana puso en uno de sus dedos un anillo del oro más puro. Su sirviente tapó la sepultura, que disimuló con un huerto. Luciana esperó pacientemente una década.

Cumplido el plazo, y sintiendo que la juventud la había abandonado de nuevo, decidió recuperar el anillo. Su servidor quitó el huerto de cuajo y excavó hasta dar con la tumba, ante la atenta mirada de Luciana. Al final fue ella quien, poseída por la ansiedad, removió entre huesos y jirones de ropa para encontrar la joya. Esta actividad consumió las pocas fuerzas que le quedaban en su viejo y tembloroso cuerpo, pero al final encontró lo que buscaba.

Deshizo el oro gracias a una fórmula química que un alquimista itinerante le había vendido junto con las instrucciones para recuperar la juventud. Lo mezcló con los demás ingredientes de la receta: algunas hierbas aromáticas y especias. Lo dejó a la luz de la luna durante una noche. Llegado el momento, lo apuró de un trago y de inmediato sintió el embate de la juventud en el cuerpo, como oleadas de placer y vigor que la tuvieron al borde del desmayo. Mientras iba recuperando fuerzas deambuló por la mansión hasta que a las cinco de la tarde, se callaron todos los relojes. Estaba hecho.

La ahora joven y vibrante Luciana marcó en el calendario la fecha de su rejuvenecimiento. Mandó guardar los cien relojes en el desván, incinerar los huesos del vagabundo y cubrir someramente la tumba, que pronto volvería a estar ocupada. Ahora tocaba tejer la red para atraer a otro incauto, depositarlo en la tierra con otro anillo y en diez años tener todo para preparar nuevamente el elixir que la rescataría de la decadencia, como lo venía haciendo desde hacía más de quinientos años.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

https://bloguers.net/literatura/luciana-cuento-corto/

LA CUENTA ETERNA

Photo by Olya Kobruseva on Pexels.com

Uno a uno fueron cayendo. La enfermedad terminal que los aquejaba no les daba tregua por vivir contando lo finito. El campo quedó cubierto completamente de calendarios moribundos.
En medio de su agonía, uno de ellos musitaba: » ¿Porqué vivir este dolor? ¿No es un nuevo año la continuación del mismo tiempo? ¡Ay!»
Muy orondo pasaba por ahí un reloj; le miró de reojo y con lástima.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla