El Ruego – Microcuento

No entendía. Su ruego había sido sincero: «No me dejes caer en tentación», y sin embargo, ahí estaba, pecando de nuevo. Por primera vez y con miedo, se atrevió a mirar su reflejo en el espejo mientras pecaba. Quizás descender al abismo era la única manera de conocerse y…salir de él.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla