LA LEYENDA DE GUSTAVO – Microrrelato para el reto de escritura del blog El Tintero de Oro, de David Rubio.

Da clic en la imagen para que te lleve al sitio El Tintero de Oro.

El meme se hizo viral. Trataba sobre el joven actor de veintidós años que falleció trágicamente. Aparecía en su etapa de niño, cuando actuaba en el programa que lo hizo famoso, diciendo con cara de cansancio: «¡Tuve una semana tan pesada! ¡Estoy muerto!».

Detrás del ordenador que había parido esa y otras publicaciones, estaba Gustavo. No se levantaba más que para recibir sus pedidos por internet e ir al baño. Dormía muy poco y sufría de obesidad mórbida. Él siempre estaba a la caza de las noticias más recientes y de los chismes más jugosos para elaborar sarcásticos contenidos. Su marca personal era el humor negro.

Un día le encontraron muerto en su departamento. Un infarto. En la pantalla del ordenador había una imagen: se mostraba el cuerpo de Gustavo, hinchado de tres días, la boca embadurnada de comida y con una magdalena firmemente sostenida en una de sus manos, ya rígida. Una leyenda mencionaba: «No actúes con mala leche, porque así puedes acabar». La policía se sorprendió pues aparecía enviada. Revisaron las cámaras de seguridad del departamento, vieron el momento del infarto, pero después nadie ingresó al inmueble hasta que ellos llegaron.

Como todos los memes de Gustavo, este ya se había viralizado.

204 palabras.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

https://bloguers.net/literatura/la-leyenda-de-gustavo-la-leyenda-del-mala-leche/