DIÁLOGOS FANTÁSTICOS: MULDER (X FILES) y EL INSPECTOR CLOUSEAU (PINK PANTHER)

Mulder: Llega tarde inspector. Hemos removido el cuerpo, le haremos una autopsia y veremos a qué se debe ese extraño color verde en su piel. Mi opinión por supuesto, es que se trata de un alienígena.

Clouseau: Cher, déjame ver. (Abre la bolsa negra que contiene el cuerpo) ¡Par Dieu il est vert! (se queda pensando) ¿No se tratará de algún personaje de caricatura? Después de todo mon cher ami… la pantera era ROSA.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla 13 mayo, 2010

REFUGIADO DE LA NOCHE

Ejercicio con palabras obligatorias para un cuento corto: reloj, pantalón, gesto, flaco, espesor.

Por la madrugada, sentado en la acera, Don José finge consultar su RELOJ. Refugiado de un bar que apenas cerró, FLACO como espectro y con el PANTALÓN manchado de quién sabe qué inmundicia; espera que los primeros rayos del sol lo limpien de sus pecados nocturnos y aminoren un poco el ESPESOR de su pena. Cuando amanece por fin, hace un GESTO de alivio, se levanta y con paso tambaleante se interna en las calles mientras la ciudad lo devora… Una vez más.

Autor: Ana Laura Piera /Tigrilla /Mayo 2010

DIALOGOS FANTASTICOS (Dalì y Donald Trump)

Diálogo original.

 

 

Dalí: Querido Donald, debo decir que has arruinado por completo este día de campo.

Trump: Solo quería estar cómodo.

Dalí: ¿Por eso te trajiste a la mitad de tu servidumbre, montaste un restaurante de lujo en medio del bosque y en vez de hacer un poco de senderismo insististe en que nos trajera tu helicóptero privado?

Trump: No te quejes. A ti también te gusta la buena vida… Oye, tienes un poco de mostaza en el bigote.

(Dalí toma con los dedos la mostaza y la utiliza para poner aún más tiesas las puntas de su característico bigote). Trump: Y bien, cuéntame genio, ¿qué dice Gala?

Dalí: Enojada de que estoy contigo. El fantasma de Federico aún ronda por su cabeza. ¿Y ?, ¿qué cuenta tu mujer? Trump: yo no tengo más mujer que mis negocios.

(Dalí ríe ante esta afirmación) (Se oye el timbre del móvil de Trump, este contesta y pasan dos minutos durante los cuales escucha muy serio a alguien del otro lado de la línea)

Trump: Querido Dalí, debo irme urgentemente a hacer el amor a mi mujer…

Dalí: (sonriendo) ¿Surgió alguna buena oportunidad de hacer más dinero?

Trump: ¡Exacto!

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Update 2020: Donald Trump llegaría a ser el Presidente de los Estados Unidos.

EL CUCO

Ejercicio literario: Palabras obligatorias para un cuento corto: CUCO, CASO, QUESO, QUISO, CESTO 

Photo by Tom Swinnen on Pexels.com

El CUCO hambriento QUISO tomar el QUESO del CESTO, pero un error de cálculo en su vuelo hizo que fuera a incrustarse en la frente de Marco. María, horrorizada y con un pedacito de pan aún en la boca dejó escapar un grito al ver cómo se desplomaba su novio sobre el césped; terrible final para un inocente día de campo. Según el inspector Manducci, encargado del CASO, no había delito que perseguir pues la mala suerte no tiene leyes y las de los hombres no se aplican a la naturaleza, por lo cual el cuco fue dejado en libertad sin mayores daños que su pico chueco.

Si te quieres desafiar haz un relato con las palabras propuestas y veremos qué pasa. Estoy atenta...

Autor: Ana Laura Piera- Tigrilla

LAS CABRAS

Photo by Snapwire on Pexels.com

Nuevamente un reto con palabras obligatorias para hacer un CUENTO CORTO.

Cabras, humo, frecuente, bien, guitarra

Había CABRAS por doquier. Nadie sabía de donde habían venido. Por las noches, entre el HUMO de los cigarrillos y acordes de GUITARRA la gente hacía cuentas de lo que ganarían con tantos animales, pero la excitación inicial dio paso a un hartazgo mortal, cosa BIEN FRECUENTE en los seres humanos. Las cabras invadieron todo, se lo comieron todo y acabaron por echar a todos del pueblo. Al final las únicas que ganaron algo fueron ellas.


Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Pruébate a tí mismo y trata de hacer un cuento corto con estas mismas palabras, déjalo en los comentarios.

LUJURIA

Desafío: Hacer un cuento corto con las palabras: vitaminas, guayabera, ranas, mar, herramienta.

Vestido con su cotidiana guayabera blanca, y animado por sus vitaminas mañaneras, Don Fausto se estaciona en el lugar más solitario del malecón. Al apagar las luces de su auto solo alcanza a escuchar el bramido del mar sin poder verlo. Hoy no hay luna. Ya lo espera ahí Lourdes, la chica que ayuda en casa y que apenas pasa de los quince años. Mientras se la quita con impaciencia, el viejo piensa en lo absurda que resulta esa camiseta de ranas rosas que trae puesta la chica; después saca su herramienta y comienza a trabajar en su propio placer.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

(Eso de la herramienta reconozco que no suena muy bien, pero tenía que usar la dichosa palabrita, jajaja). Quizás tú puedas escribir algo mejor con ellas, ¿te animas?

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla – 7 agosto 2009

Si te ha gustado, compártelo. ¡Gracias por leer!

RITUALES

Me miró con sueño, luego de participar en el juego del amor. Era la primera vez y había sido genial. Lo que seguía eran los rituales que no siempre uno tiene ánimo de defender o explicar.

—¿No apagas el televisor?— pregunté casual, pero en realidad era una súplica. Demoró su respuesta mientras fingía acomodar las almohadas.

—La tele… ¡Ah!, me arrulla… ¿Te molesta?, la dejo un rato más.

No volví a escuchar su voz, solo sus suaves ronquidos, más parecidos al ronroneo de un gato, emparejados con el movimiento de sus magníficos pechos. «Maldita»—pensé mientras tomaba el control y buscaba desesperadamente entre el ruido y el resplandor… algo de paz.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

Si te ha gustado compártelo. ¡Gracias por leer!

LA LOCA

Desafío: hacer un cuento corto con las siguientes palabras: comedia, camelia, comida, culposa, candidez


En la calle Camelia No. 233 —explicaba el taxista a su pasajero— vive una mujer mayor, Donatella, que todas las tardes se pasea desnuda en el techo de su edificio. Como en una comedia, enseña sus carnes marchitas, se mueve con candidez, ajena a su conducta culposa.

Los que la ven desde la calle, se ponen a tirarle restos de comida, piedras y a gritarle obscenidades para obligarla a entrar en su departamento. Entonces ella despierta como de un mal sueño y apresuradamente desaparece.

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla