REFUGIADO DE LA NOCHE

Ejercicio con palabras obligatorias para un cuento corto: reloj, pantalón, gesto, flaco, espesor.

Por la madrugada, sentado en la acera, Don José finge consultar su RELOJ. Refugiado de un bar que apenas cerró, FLACO como espectro y con el PANTALÓN manchado de quién sabe qué inmundicia; espera que los primeros rayos del sol lo limpien de sus pecados nocturnos y aminoren un poco el ESPESOR de su pena. Cuando amanece por fin, hace un GESTO de alivio, se levanta y con paso tambaleante se interna en las calles mientras la ciudad lo devora… Una vez más.

Autor: Ana Laura Piera /Tigrilla /Mayo 2010