EL VIAJERO DEL TIEMPO

Haz clic en la imagen para visitar el Tintero de Oro, también puedes participar.

Le bastaba con pensar en una fecha y lugar y la esfera programaba las coordenadas de destino. Así, Sindri viajó por el universo utilizando atajos en el espacio-tiempo, sistema perfeccionado en el año 3050.

Destino: Roma, noche del 24 de diciembre, año 50 a.C.
Era la celebración de las Saturnales, las fiestas paganas en honor a Saturno, el dios de la agricultura. Antes de salir de la esfera, imprimió la vestimenta propia de la época: túnica y toga, para no desentonar.

La ciudad estaba engalanada con adornos y luminarias. Sus habitantes, jubilosos por no tener que regresar más a los campos, se entregaban a los placeres; corría el vino y la comida en abundancia. Se unió a una de las fiestas callejeras, patrocinada por un hombre rico llamado Gayo Pompeyo. Tras el banquete, Gayo lo llevó a su lujosa villa donde fue testigo del intercambio de regalos entre familiares. Le propusieron quedarse esa noche y celebrar el día 25 el «Natalis Solis Invicti», fiesta asociada al nacimiento del dios Apolo. Amablemente, declinó y se despidió de los anfitriones. En un lugar solitario llamó con el pensamiento a la esfera. Dentro de ella dictó algunas observaciones:

«Con esta visita confirmo que esta tonta tradición que ha perdurado hasta nuestros días tiene orígenes paganos».

Belén, noche del 24 de diciembre, año 6 a.C. *
Salió vestido de pastor, pero no encontró a ninguno pues hacía demasiado frío para sacar al rebaño a pastar. Regresó feliz al vehículo, donde calentó su aterido cuerpo y dictó: «El nacimiento de Jesucristo el 25 de diciembre es una falacia y lo hicieron coincidir con una fiesta pagana. Debió nacer en primavera o verano».

Ahora la esfera buscaría gente emparentada con él, en diferentes épocas. Les visitaría y trataría de disuadirlos de celebrar algo que no resistía un mínimo de análisis histórico.

Londres, 24 de diciembre, 1860:
Con abrigo y sombrero de copa Sindri parecía un londinense más. Buscó la dirección de su parentela, sin éxito. Contrariado fue a sentarse en un banco. No había mucha gente, la mayoría ya estaban en casa para la tradicional cena. Una mujer iba muy apurada y al verle solo, le ofreció pasar la noche con su familia. Aceptó. Dentro de la casa cuatro niños revoloteaban alrededor de un árbol ricamente adornado. El marido, un hombre agradable, le convidó una bebida con vino, frutas y canela, para el frío. La cena fue abundante y deliciosa, antes del postre todos abrieron un paquetito personal, jalando de unos cordones en los extremos; al hacerlo saltaban regalitos en medio de una pequeña explosión que lo sorprendió e hizo que todos se desternillaran de risa. Su obsequio fue una nota que le deseaba buena fortuna. Acabada la cena se despidió, desconcertado por lo agradable de la velada. Hubo alusiones cristianas, pero más que nada se trató de una fiesta familiar. Era hora de regresar a la esfera.

Londres, 24 de diciembre, 1941:
Esta vez sí encontró la dirección. Le abrió una mujer de rostro triste, quien explicó que el hombre que buscaba, su esposo, estaba en el frente de batalla. Sindri fue invitado a cenar. No había árbol ni decoraciones ostentosas. La comida era escasa, aun así la compartieron con él, cosa que lo conmovió. Hubo una oración de agradecimiento y pidieron por la seguridad del padre ausente. Observó que los hijos, dos traviesos pelirrojos, no recibieron regalos. Regresó al otro día con algunas cosas impresas en su esfera: ropa para toda la familia y juguetes. Jamás olvidaría aquellos rostros de gratitud.

Decidió que haría una última parada, su celo por acabar con la tradición navideña en la familia se desvanecía. No había tenido corazón para aguar los festejos de nadie con sus diatribas. La fiesta despertaba sentimientos y actitudes nobles en todos, ¡incluso en él mismo!

México, 24 de diciembre, 2033. Sus parientes vivían en un precioso rancho de la Sierra. Gente hospitalaria, lo acogieron también.

Esta vez sí se animó a soltar los datos recopilados en sus viajes por el tiempo, sin revelar que él venía del futuro, y cuestionó la validez de la celebración. El patriarca de la familia, Don Artemio, lo miró con interés y le dijo que no importaba si no había rigor histórico. «El asunto es que nació y esta fiesta conmemora ese día». «¿Y qué me dice de los orígenes paganos de las fechas?» El hombre se encogió de hombros con esa sencillez de la gente que no se complica mucho. Luego lo invitó a bajar al pueblo para ir a repartir regalos y comida a la gente más desfavorecida. Hicieron una escala en la iglesia donde su anfitrión insistió en entrar unos minutos. Esto último incomodó a Sindri pero se resignó. Más tarde, el rancho se llenó de parientes y nuevamente una grata atmósfera familiar lo envolvió todo con abrazos, risas, brindis y mucho tequila.

Dictó sus últimos apuntes: «He decidido no perseguir ya mi idea de desterrar la Navidad. Entiendo ahora que más allá de lo que se celebra, estas fiestas sirven para unir a las personas, sacar lo mejor que hay en ellas y eso por sí solo bien vale la pena el festejo». Con una sonrisa el viajero del tiempo pensó en la noche de Navidad del año 3050 y regresó a casa, a tiempo para unirse a la celebración.

891 palabras

Autor: Ana Laura Piera / Tigrilla

*Nota:

«Ateniéndonos al registro de Flavio Josefo y a las repetidas menciones al rey Herodes, es más seguro tomar como referencia válida la que señala el nacimiento en vida de este rey y, por lo tanto, situarlo alrededor del año 6 a.C. La fecha incorrectamente considerada como año 1 fue establecida -ya fuera por accidente o intencionadamente- en el siglo VI por un monje bizantino llamado Dionisio el Exiguo, quien diseñó un nuevo sistema de datación de los años para separar la era pagana de la cristiana: el Anno Domini -“año del Señor”, es decir, del nacimiento de Jesús-, en sustitución de la datación romana ad Urbe condita -“desde la fundación de la ciudad”, es decir, de Roma.» fuente: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/que-ano-nacio-jesus-segun-historia_15207

https://bloguers.net/literatura/el-viajero-del-tiempo/

90 comentarios en “EL VIAJERO DEL TIEMPO

  1. Buen relato, deja claro que no es importante perseguir esta fecha, sino celebrar a ese ser cierto o no, que dejó referencias para un camino a ser seguido, lejos de las creencias o de los dogmas en que lo convirtieron, acerca a la hermandad y eso es lo que importa. Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  2. Ana, buen cuento, me gusta el enfoque, ¿ Qué más da si es verdad o mentira todo lo que nos han contado sobre la navidad? lo importante es tratar de fortalecer los lazos entre la familia y el resto de las personas, que gestos tan humanos como compartir e interesarse por los demás salgan, al menos durante unos días fijos al año, a la luz.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  3. Ahhhhh que ilusión me da imaginarme que veo esto representado en el teatro, así como tantas y tantas veces he visto y leído la obra de Dickens. Es que es idónea para ello!

    Y, lo repito: qué bien escribes Ana, qué bien!!!

    Un abrazo fuerte… 🎄🎄🎄

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Genial, Ana!, ¡Un CIFI NAVIDEÑO!, ya solo con esto me has ganado, y muy bien escrito, con esa fiesta saturniana que siglos más tarde, el emperador romano Constantino autorizó la floreciente religión cristiana adaptando las celebraciones paganas a los ritos cristianos.
    Me ha encantado como aprovechas el viaje del tiempo para poner en tela de juicio las fechas y otras cuestiones del nacimiento de Jesús, tal como señalas en la nota final. Acabo de terminar de leer un libro “Pongamos que hablo de Jesús”, que puede que te interese, del historiador “Óscar Fábrega” (por cierto, prologuista de mi novela), en el que expone estas cuestiones de las que das algunos apuntes.
    En el relato, pese al conocimiento del que dispone Sidri como testigo presencial de los acontecimientos históricos, prevalece “el espíritu navideño”, la solidaridad, en sentimiento humano de compartir tristezas y alegrías.
    Más que cumplido el reto, compañera. ¡Enhorabuena!

    Le gusta a 1 persona

  5. ¿Qué puedo decirte una vez más, Ana? Me maravillan tus relatos y me encanta leerte.
    Conforme iba leyendo, al mismo tiempo que el protagonista hacia sus viajes, yo iba llegando al final del relato con las mismas conclusiones. Poca gente creo que en estas fiestas sigan la tradición religiosa.
    Por desgracia, cada vez tenemos menos tiempo para reunirnos con la familia, sobre todo, cuando vamos cumpliendo años. Cada uno tiene la suya y si, como es mi caso, los progenitores ya se fueron, todavía es más difícil, porque ellos eran la auténtica fuerza motriz que nos motivaba para reunirnos.
    La Navidad es una maravillosa excusa para verse, darse unos abrazos y contagiarse sonrisas. Aunque el puñetero virus nos está privando de eso.
    Esta frase: «estas fiestas sirven para unir a las personas, sacar lo mejor que hay en ellas y eso por sí solo bien vale la pena el festejo.», lo resume todo.
    Por eso, aunque reniego de todo lo religioso, muchas veces digo que debería ser Navidad cada dos meses. A lo mejor de esta forma nos hacíamos mejores. Aunque lo dudo.
    Enhorabuena por esta preciosísima historia y que estas Navidades os colme de Felicidad a ti y a los tuyos. Que os recargue de muchas energías positivas para el próximo año.
    Un abrazo papanoélico.

    Le gusta a 1 persona

  6. ¡Hey, A n a ! : Siempre me gustaron los viajes en el tiempo, y tu escritura es una amalgama excelente para la lid de Dickens, porque un compatriota suyo, H.G. Wells está presente también en el ideario de este entretenidísimo argumento que has logrado. Además eres la única que cumple con creces, como el efecto multiplicador del cebador de una espoleta, el asunto de desarrollarse en Navidad: ¡Y tanto, nada menos que a lo largo de diferentes épocas!
    ¡¡¡¡¡¡¡Feliz Navidad A m i g a !!!!!!!!

    Le gusta a 1 persona

  7. Fantástico, Ana. Un cuento navideño futurista muy bien tejido en torno a un personaje escéptico al inicio (como el señor Scrooge de Dickens) que se va dejando ganar poco a poco por la magia y la ternura de las fiestas. Me ha encantado. Muy original y muy bien escrito.

    Le gusta a 1 persona

  8. Que buen relato, Ana! La Navidad, así como su origen, el nacimiento de Jesús, celebración y fecha que ya desde bastante se cuestiona… Y que mejor, que trasladarse al pasado para averiguar, una verdad, una de tantas, tal vez. Y a pesar de creer una versión u otra, lo que importa es, que al menos, en esos días haya paz y amor de verdad.
    Original, y con una narrativa que ha parecido de novela. Mis felicitaciones sinceras, Ana. Mucha suerte en el concurso.
    Un abrazo!

    P.D. Empezar a leerte y me vino a la mente unas novelas que hace años escribió J.J. Benítez » Caballo de Troya».

    Le gusta a 1 persona

  9. Muy buen paseo-relato por la distintas épocas, con algo siempre en común: la vuelta de la luz, la época de plantar, la luz interior, el amor compartido. Yo no veo ni error ni falacia en la elección de la fecha. Más bien me parece que en las distintas épocas se van superponiendo hechos importantes para el ser humano. Hacerlos coincidir es también una forma de continuar el recuerdo de esas fiestas. Me ha gustado mucho. Un abrazo,y muchas felicidades.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Juana, gracias por comentar. Sin duda a lo largo de la historia humana vemos con frecuencia estos sincretismos. En nada quita valor a lo que se celebra, creo que Sindri entendió eso al final. Abrazo para tí tambien. Saludos.

      Me gusta

  10. Un estupendo relato de ciencia ficción que une al rigor histórico la fe de muchos cristianos y el deseo de celebrar en familia algo que, aunque algunos consideren de orige pagano y de una religiosidad innecesaria, ciertamente une a las familias en son de paz yen busca de felicidad.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es Josep, creo que el asunto medular es la fe. Y algo bueno, y que se hace con fe, tiene buenos frutos, así vemos que en esta época florecen muchas cosas bellas, ojalá estas celebraciones fueran más seguido para ver más de estas cosas bonitas. Gracias por leer y por tu comentario.

      Me gusta

  11. Hola Ana , no sabes lo que me has echo viajar en el tiempo , con tu interesante y ameno relato , que si te soy sincera lo he disfrutado mucho , y más cuando tú dices , que esta festividad ,es de tiempos paganos cosa que yo desdeconocia , ya que pensé que era del tiempo de erodes , el que mandó matar a todos los niños de Belén. Te deseo mucha suerte en esta convocatoria , ya que es muy bonito de verdad te lo digo.
    Y ya puestos a ver el futuro , yo pensé que tú viajero del tiempo , podría predecir que me va a pasar el día de Navidad que es cuando yo nacere , mi cumple es el 25 de Diciembre.
    Te deseo una feliz noche ,besos de flor.

    Le gusta a 1 persona

  12. Nada puede a la tradición. No importa el origen y nos quedamos con fechas de reuniones familiares y buen humor –aunque el día 27 nos matemos unos a los otros–. Me ha gustado los datos históricos y la resignación del viajero de tiempo.
    Otra visión del futuro de la Navidad.
    Gracias por compartirlo.

    Le gusta a 1 persona

  13. Hola Ana, que delicioso viaje en el tiempo, lo he disfrutado mucho, como siempre que paseo por tus narraciones, donde además nos guías a traves de la historia, de la mano de un personaje empeñado en desacreditar la navidad sin éxito, un bello relato, enhorabuena¡¡ suerte en el tintero, un abrazo grande¡¡

    Le gusta a 1 persona

  14. Un muy buen relato de ficción especulativa fundamentado en los viajes en el tiempo. El que el escéptico protagonista intente desenmascarar la «creatividad» de los dirigentes de la Iglesia viajando en el tiempo tiene mucha miga, además para acabar chocando con esos valores comunes compartidos por la humanidad de diferentes culturas que celebran festividades similares y tan especiales como la Navidad. Quizás el origen antropológico de esos valores compartidos esté mucho más enraizado en nuestros inicios como civilización. Me ha gustado mucho. Buen relato.

    Suerte en el tintero y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  15. Me gusta sobre todo que el personaje evoluciona. Sale convencido de destruir algo y los hecho le demuestran (y más importante aun) él acepta que estaba equivocado.. que los orígenes no importan tanto. Incluso entra en una iglesia (quien se lo iba s decir cuando partio)
    Además es un texto muy ilustrativo, porque se nota wue esta muy documentado
    Abrazo y suerte

    Le gusta a 1 persona

  16. Hola, Ana. ¡Menudo relato tan original…! Me ha gustado mucho el recorrido que has hecho por épocas tan distintas entre sí, pero que, pese a su lejanía en el tiempo y sus diferencias históricas, tenían la Navidad en común. Al final, también me ha parecido muy buena la reflexión de tu personaje que, tras experimentar como nadie la esencia de la Navidad, se da cuenta de la importancia que tiene en la felicidad de las personas, haciéndoles sacar lo mejor de si mismas.

    ¡Un saludo y suerte en el Tintero!

    Le gusta a 1 persona

  17. Coincido con las conclusiones de tu viajero en el tiempo. La navidad tiene sentido solo cuando se comparte con otros, se acompaña a los desfavorecidos o se es generoso y desprendido con los que necesitan calor humano y comprensión. Me gustó mucho.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  18. Original propuesta creativa y futurista que me ha hecho sentir como en un teatro. Cada vez que escribías una fecha yo imaginaba que se abría el telón y me contabas un cuento diferente con la Navidad como nexo de unión. Muy lograda la recreación de cada tiempo y la evolución del personaje de su descrédito inicial a la comprensión del significado navideño. ¡Suerte!

    Le gusta a 1 persona

  19. Hola, Ana, qué te puedo decir de este gran viaje en el tiempo por el que nos has llevado. Para quitarse el sombrero. A destacar esa curiosidad que se da en distintos lugares y tiempos los días navideños: la acogida, los abrazos, la familia, el sentimiento de alegría… Todo ello conquista al protagonista como lo hace con nosotros porque no tiene nada que ver con la algarabía de los centros comerciales que venden una felicidad hueca.
    ¡Mucha suerte en el Tintero!

    Le gusta a 1 persona

  20. Hola, Ana. Me ha gustado mucho tu propuesta de ciencia ficción con ese trasfondo navideño científico, y cómo llegas a esa conclusión. Porque da igual la base de la felicidad mientras esta tenga una escusa tan bonita de salir a la luz cada año.
    Mucha suerte en el Tintero.
    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  21. No quiero atreverme a saber de donde salio el Año Nuevo…. je je….
    Estando aqui en el siglo XXI…. pues mucho se ha acumulado en tiempo que pareciera que los hechos se volvieron leyendas y todos han olvidado los origenes de lo que creemos nuestras tradiciones. Aunque debo decirlo… algo de Roma hay en nosotros: El Idioma por lo menos.

    Concuerdo con esto de viajar al pasado…. pero ojo es peligroso: Les podriamos llevar virus al siglo I…. en fin viajando al pasado veriamos una realidad que nos escondieron.

    Me encanta leerte

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola José, la verdad es que resulta interesante saber de dónde provienen las tradiciones. Con Constantino y su conversión al cristianismo se dio un proceso bastante interesante que resultó en varios sincretismos de los cuales sería bueno estar al menos conscientes. Como Sindri, pienso que las fiestas nos recuerdan valores muy bonitos y sacan, a veces, lo mejor de nosotros. Creo que es mejor disfrutarlas a sufrirlas, independientemente de las creencias de cada quién. Te mando un abrazo y espero que también las disfrutes.

      Me gusta

  22. Hola, Ana. Lo primero que comento es el acierto que has tenido en contar el relato viajando en el tiempo. Es algo parecido a lo que hace Ebenezer Scrooge en el cuento de Dickens con los fantasmas pero en vehículo del futuro. Está visto que las tradiciones se agarran de tal manera que todavía en el año en el que Sindri decide investigar para desmontarlas, siguen vigentes.
    Este tema ha dado y seguirá haciéndolo ríos de tinta, afirmaciones, contradicciones, desmentidos… La propuesta de que fue un invento de Constantino tiene argumentos sólidos, de todas formas está claro que nos agarramos al misterio, a lo que nos produce bien a nosotros y a los nuestros, a lo que nos dice el corazón independientemente de otras consideraciones.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchas gracias por comentar Isan. Sí, el hecho de que fuera un viajero del tiempo y además dispuesto a desterrar la Navidad hace un guiño a la historia original. La verdad me divertí investigando para el relato y escribiéndolo. Saludos!

      Me gusta

  23. Me ha gustado mucho, Ana, tu relato. Por un lado tenemos la investigación sobre los orígenes de la fecha, que me parece muy acertada e importante ¡y que todos deberíamos tener en cuenta! (muchas personas no saben qué festejan y por qué lo hacen), pero eso no es lo más importante, sino el mensaje que dejas al final que es muy dulce y feliz. ¿Por qué deshacerse de una fiesta, que, si bien su fecha no es la correcta, genera en la gente sentimientos y valores agradables?
    Un saludo y suerte en el concurso.

    Le gusta a 1 persona

  24. Hola, Tigrilla. Pues eso es ni más ni menos que la Navidad, una excusa para juntarse con la familia y sacar lo mejor de nosotros. ¿Qué no hay rigor histórico? Pues yo también me encojo de hombros y pregunto: «¿Importa de verdad?“
    Me ha gustado cómo has tratado la obsesión de este viajero en el tiempo y la forma en que se ha corregido poquito a poco su actitud.
    Buen trabajo. Felicidades.

    Le gusta a 1 persona

  25. Hola Ana. Una propuesta original con un trasfondo histórico-científico muy bien planteado que la hacen más atractiva. La apropiación cristiana de la navidad, al igual que muchas otras fiestas que celebramos, se remonta muchos siglos atrás, cuando se decidió sustituir las creencias «paganas» por la nueva religión que dominaría occidente, pero todas ellas tienen orígenes muy anteriores y tal como se deja ver en tu relato, son parte de una gran mentira. No obstante quedémonos con el espíritu de la navidad y disfrutemos de estas fechas tan señaladas. Muy buen relato. Feliz navidad y suerte!

    Le gusta a 1 persona

  26. Hola Ana!! Tu cuento es muy interesante y a la vez bonito. Ya había leído que Jesús no nació en invierno sino en verano. Pero, estoy de acuerdo con Sindri, en que la fecha no es lo más importante y que en la Navidad las personas se unen más y tienden a sacar lo mejor de ellas por eso vale la pena celebrarla. Lo que importa es recordar en nacimiento de Jesús quien tanto nos quiso y tantas palabras bondadosas y sabias nos dejó. Te felicito por tu cuento y muy especialmente porque es muy original. Un abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

  27. Hola, Ana. Un buen abanico de microcuentos navideños a lo largo de la historia por este inquieto personaje tuyo del futuro. Mejor reflexión también sobre el verdadero significado o sentimiento de la celebración, más allá de la religión y sus imprecisiones. Saludos y suerte. 🎅🏼🖐🏼

    Le gusta a 1 persona

  28. Hola, Ana. Nos presentas una original e ingeniosa historia, aunando con maestría la ciencia ficción y la historia con ese viajero descreído que acaba reconociendo la magia de la Navidad.
    Suerte en el Tintero.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  29. Hola, Ana. Un cuento muy entretenido de leer. Con un potente y acertado mensaje y también con una temática muy original. Me gustó mucho tu prota y como nos han narrado la historia. Suerte en el tintero.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  30. Un viaje en el tiempo sobre el origen de la Navidad, que va desde los tiempos más remotos hasta el futuro.
    La reflexión de tu personaje sobre el sentido de esta fiesta después de ese recorrido en muy cierta.
    Se lee con agrado e interés.
    Un abrazo Ana

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Beba, gracias por pasarte. Si, a pesar de toda evidencia y prejuicio, Sindri se da cuenta de lo verdaderamente importante, el Amor, la Familia y ya que cada quien crea lo que desea. Un abrazo y felices fiestas.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s