Pequeños, grandes inicios

He estado un poco perdida y no he podido ponerme al día con las lecturas de sus blogs, pido una disculpa. Estuve fuera de vacaciones y dentro de los sitios que tuve oportunidad de visitar está el lugar de nacimiento del Río Mississippi dentro del Parque Estatal Itasca en el norte del estado de Minnesota, en EUA.

En el sitio donde se considera que «nace», este se puede cruzar a pie. Es un pequeño y humilde lugar de inicio para un río formidable, uno de los más largos de América del Norte que, junto con el Misuri, conforma uno de los sistemas fluviales más grandes e importantes del mundo. (Y el que me recuerda una lectura preferida de mi niñez: Las Aventuras de Tom Sawyer, del escritor Mark Twain).

A veces los inicios pequeños desembocan en algo gigantesco, no lo olvidemos cuando nos sintamos frustrados o insignificantes.

Un abrazo para todos los que me siguen y llegan a leer mis cuentos.

Ana Laura Piera /Tigrilla

19 comentarios en “Pequeños, grandes inicios

  1. ¡Hola!
    Me alegro que hayas disfrutado y desconectado, lo más importante. Quería comentar tu cuento » El vagabudo y el maniquí» me ha impactado el final. vengo de ver una serie que habla de viajes astrales y de salir de un cuerpo y meterse en otro, y esto es todavía más terrorífico. Atrapado en un cuerpo inerte…
    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. La Tierra Media de Tolkien comenzó con un humilde y confortable agujero-hobbit, poca cosa teniendo en cuento todo lo que vino después. Los pequeños comienzos, y los ríos, también tiene derecho a desbordarse. Espero hayas disfrutado de tus vacaciones, como siempre un placer leerte.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s